Superviviente Avatar
5

6 horas https://sobreviviratrabajarencasa.com
Consejos para saber cómo calcular tarifas al trabajar desde casa.
iivvann Avatar
9

3 días http://elcajondesastredelamente.blogspot.com.es
Hace tiempo que no escribo sobre empleabilidad, asique hoy voy a retomar este tema dando unas leves instrucciones básicas de cómo realizar una carta de presentación más o menos buena, porque hay que recordar que este documento será, junto al curriculum, la primera imagen que tenga la empresa sobre nosotros. A su vez, hay que recordar que nuestra carta no deberá sobrepasar una cara de extensión para agilizar el trabajo al empleador, puesto que si es muy larga probablemente ni la lea.
Superviviente Avatar
8
Conseguir trabajar como redactor de contenidos sin un blog propio fue difícil. Buscar trabajo con un blog hubiera sido más fácil si...
Superviviente Avatar
12

5 días https://sobreviviratrabajarencasa.com
Sé que al #TrabajarEnCasa ninguna de estas alternativas es igual que hablar con un compañero de trabajo en persona, pero he aprendido a aprovechar el #Coffeebreak para hablar con quien me apetece
Superviviente Avatar
9
Hace no demasiado dedicaba una entrada cómo desarrollé una estrategia para lograr convertir a mis clientes en el mejor equipo de comerciales de mis servicios como freelance.
Superviviente Avatar
18
El fracaso al éxito en la búsqueda de trabajo como redactor de contenidos. Así ha sido mi progreso.
ElTejedor Avatar
10

11 días https://eltejedordepalabras.org
  A veces la vida te hace ir por derroteros que no esperabas, tienes un trabajo que valoras sea cual sea el sector, es un trabajo, algo con que recrear este Mundo en creación de nuevo. Pones alma, vida, corazón y a pesar de eso nada sale bien. Te preguntas a ti mismo, ¿Qué falla?…
Superviviente Avatar
17
Estos son algunos malos hábitos de freelance en casa de los que me gustaría librarme, y cuanto más pronto, mejor.
Superviviente Avatar
13
#YoTrabajoenCasa y no trabajo en el marketing multinivel, ni lo promociono y estoy interesada en él. ¡Y seguro que no soy la única!