cronicasdelterce Avatar
9
Hace 1600 años, el Templo Maya del Sol nocturno era un faro de color rojo sangre visible a kilómetros de distancia y adornado con mascaras gigantes de los dioses Mayas como el Jaguar, el Tiburón o el Bebedor de sangre. Perdido en la jungla de Guatemala, el templo por fin se muestra a los arqueólogos, revelando nuevas incógnitas sobre los reinos rivales de los Mayas. A diferencia de los centralizados imperios Inca y Azteca, los Mayas constituían un modelo de ciudades estado dispersas por